RINOPLASTIA (Corrección de la nariz)

Es la intervención que consiste en modificar la forma y/o el tamaño de la nariz a fin de que sea más armónica con el resto de la cara. No se trata de crear narices perfectas, identificadas como “narices operadas”, sino en conseguir remodelar la estructura nasal ajustándose a las necesidades y características de cada caso concreto.

La intervención requiere anestesia general, o bien anestesia local con sedación, precisando en ambos casos de ingreso en clínica de 12 a 24 horas.

Las incisiones quedan escondidas en el interior de la nariz, o en la base de la columela, por lo que no hay cicatrices visibles salvo en circunstancias especiales.

Después de la intervención se dejan unos tapones que se retiraran alas 48 horas y durante una semana se deberá llevar una férula de yeso en el doro nasal que protegerá y mantendrá la nueva disposición de los huesos nasales.

Es normal la aparición de hematomas y de cierta hinchazón alrededor de los ojos que desaparece espontáneamente en una o dos semanas.

En ocasiones se puede asociar una septoplastia, intervención que se practica para mejorar la deformidad del tabique nasal y solucionar problemas respiratorios que puedan existir.

<< volver