PEELING

Consiste en la eliminación de la capa superficial de la piel bien aplicando una solución química, cicatrices superficiales, depresiones o irregularidades de la superficie cutánea, manchas e hiperqueratosis. La profundidad y la indicación del tratamiento dependerán del tipo de lesión o arruga a tratar.

Estas técnicas puden aplicarse en toda la cara o en algunas áreas específicas tales como la boca, mejillas, alrededor de los ojos o en las diferentes lesiones que interese tratar.

En el caso del peeling quimico es necesario una preparación de la piel unos días antes del tratamiento y según el tipo de piel. El producto utilizado puede ser suave, de mediana profundidad o profundo. Cuanto mas profundo mayor es la eficacia pero también mas lenta la curación.

En los casos suaves el tratamiento es ambulatorio y el paciente puede adaptarse a la vida cotidiana de inmediato. En los casos más profunda se forma una costra protectora que irá desapareciendo a medida que se regenera la piel quedando una epidermis nueva de aspecto rosado, tersa y desprovista de arrugas o cicatrices. La reincorporación puede ser en días o semanas y suele requerir unas horas de hospitalización y anestesia local con sedición.

En todos los casos el color rosa cutáneo desaparece gradualmente y se puede disimular con maquillaje específico. Se evitara el sol en unos meses y puede ser repetido en mas ocasiones dependiendo de la profundidad efectuada.

Ambas técnicas pueden combinarse con otros procedimientos quirúrgicos.

<< volver