LIPOESCULTURA CORPORAL

La liposucción o lipoescultura es una técnica quirúrgica para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo.

En algunas ocasiones es complementaria a otras intervenciones como son: abdominoplastias, lifting de brazos o lifting de muslos.

De ninguna manera, la lipoescultura debe plantearse como tratamiento principal de la obesidad o de la celulitis generalizada.

Los candidatos ideales son aquellas personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acúmulos de grasa en áreas localizadas como son: brazos, mamas, abdomen, espalda, caderas, glúteos, muslos, rodillas y tobillos. También puede asociarse a la lipoescultura facial.

Para obtener un contorno final óptimo, es ideal tener una piel firme y elástica. Para eliminar el exceso de piel, deberá asociarse a otro procedimiento quirúrgico si la piel es demasiado flácida.

Antes de la intervención se realiza un diseño previo sobre la piel marcando las zonas a tratar. A través de unas pequeñas incisiones, generalmente situadas en las zonas menos visibles y de un tamaño de pocos milímetros, se accede a los acúmulos grasos mediante unas cánulas de 2 a 4 mm de diámetro que posteriormente se conectan a un aspirador o a una jeringa especial y se procede a la lipoaspiración.

Tras la intervención se colocan unas prendas de presoterapia o fajas que deberán mantenerse durante un mes aproximadamente.

La lipoescultura se realiza en clínica con o sin ingreso de 24 horas.

Si el procedimiento no va a ser muy extenso, se podrá hacer con anestesia local y sedación. En algunos casos y según la zona a tratar se le recomendará anestesia epi o peridural.

Si está previsto hacer la liposucción de grandes superficies o tratar varias zonas diferentes, se aplicará anestesia general.

Dependiendo de las zonas, la intervención puede durar entre 1 y 4 horas.

POSTOPERATORIO
No suele ser una intervención  muy dolorosa pero se administrara  una analgesia para evitar las posibles molestias postoperatorias.

Tras la cirugía, se coloca una faja sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Durante las primeras 24 horas se aconseja reposo relativo para evitar la hinchazón. A los 4-5 días podrá hacer una vida relativamente normal.

Los puntos se retiran a los 7 días. Se aconsejan drenajes linfáticos postoperatorios para mejorar la evolución del edema. Durante las primeras jornadas suelen aparecer algunos hematomas que se irán resolviendo espontáneamente en pocos días. Las actividades intensas se recomiendan a partir del mes, pudiéndose retirar la faja también tras este periodo.

Los resultados no son inmediatos. La hinchazón desaparece entre el primer y segundo mes con lo cual ya se ve una mejoría, pero los resultados definitivos no se apreciarán hasta pasados unos cuantos meses.
Con las nuevas técnicas quirúrgicas y los recientes materiales introducidos estos últimos años, la lipoescultura  proporciona excelentes resultados y, sobre todo, con carácter definitivo.

El resultado final dependerá de diferentes factores como son: la edad, la calidad de la piel, el volumen eliminado y el estado circulatorio.


<< volver