LIFTING FACIAL (Estiramiento cutáneo)

También llamada Ritidectomía, consiste en el estiramiento frontal, facial y/o cervical eliminando la piel sobrante, permitiendo así mejorar y rejuvenecer el aspecto general de la cara.

Está indicada en los casos de envejecimiento facial con flacidez cutánea. Pueden tratarse la piel del cuello, barbilla, mejillas, regiones peri oculares, temporales, frontales y las cejas. Pueden combinarse o hacerse por separado y generalmente se añade un pretensado de la parte más profunda de la piel,( el sistema musculoso aponeurótico), consiguiendo así mejores resultados. También puede asociarse a otras técnicas quirúrgicas.

No hay una edad fijada para la intervención, se aconseja realizarla a partir de los 40 años aunque todo depende del aspecto y calidad de la piel.

La intervención se realiza en clínica bajo anestesia local y sedación, o bajo anestesia general. Precisa de uno a dos días de ingreso y se aplica un vendaje o una prenda de presoterapia que deberá llevarse de dos días a una semana. Los puntos se retiran entre los cinco y diez días.

Las cicatrices se localizan dentro del pelo (en el cuero cabelludo) y alrededor de la zona auricular por lo que son imperceptibles en pocas semanas.

Durante el postoperatorio presentan un edema o inflamación que dura unas semanas, tiempo necesario para reincorporarse a la actividad habitual y en apreciarse el resultado definitivo. Se recomienda no tomar el sol en los meses siguientes a la intervención.

Con el Lifting Facial no se pretende cambiar de fisonomía si no mejorar el aspecto físico recordando el que se tenía unos años atrás. Esta intervención puede repetirse con los años.

En ocasiones puede estar indicado el Minilifting. En este caso existe una menor cicatriz al no realizar el abordaje retroauricular. Se colocan puntos de tracción interna, pero la resección cutánea es pequeña.
Se realiza bajo anestesia local con o sin sedición y tiene un tiempo de recuperación mas corto.

<< volver