GINECOMASTIA (extirpación tejido mamario masculino)

La Ginecomastia es el volumen excesivo de las mamas de un hombre, producido por alteración hormonal y que provoca un exceso de tejido glandular, de tejido graso o de ambos, dando un aspecto feminoide en la zona mamaria masculina.

En muchos casos el desarrollo es secundario a la toma de algún fármaco, tipo esteroides anabolizantes, hachís, etc.

En estos casos se recomienda retirar la causa o el medicamento y el problema se soluciona espontáneamente. En los casos en el que el crecimiento coincide con la adolescencia suele remitir espontáneamente en pocos años. Si pasado un tiempo persiste el problema, está indicada la intervención.
La ginecomastia suele crear un problema estético en los hombres y puede solucionarse mediante cirugía.

La intervención consiste en la reducción mamaria mediante la extracción de tejido mamario, graso y en ocasiones parte de excedente cutáneo.

Cuando se trata de una mama grasa, se realiza mediante pequeñas incisiones realizadas en zonas escondidas y se extrae la grasa mediante liposucción. En los casos con exceso de tejido mamario, se realiza una pequeña incisión generalmente en la zona inferior de la areola y a través de aquí se extrae el tejido graso, suele complementarse con liposucción para mejorar el aspecto final.

En los casos más severos puede conllevar incisiones y cicatrices más amplias, pero no es lo más habitual.
Posteriormente se coloca un apósito o una prenda de presoterapia.

La intervención se realiza en clínica, en régimen ambulatorio o con ingreso de 24 horas.
La anestesia dependerá de la cantidad de tejido a extraer, pero generalmente se utiliza anestesia general. En los casos que se tratan con liposucción, puede realizase mediante anestesia local y sedación.

Tras la cirugía se coloca una faja sobre la zona tratada para controlar la hinchazón y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Durante las primeras 24 horas se aconseja reposo relativo para evitar la hinchazón. A los 5-7 días podrá hacer una vida relativamente normal.

Los puntos se retiran a los 7 días. Se aconsejan drenajes linfáticos postoperatorios para mejorar la evolución del edema. Durante las primeras jornadas suelen aparecer algunos hematomas que se irán resolviendo espontáneamente en pocos días. La faja se puede retirar al cabo de un mes, recomendando las actividades intensas a partir de este momento.

La hinchazón desaparece entre el primer y segundo mes pero los resultados definitivos, no se apreciarán hasta pasados los 6-12 meses.


<< volver