DERMOLIPECTOMIA EN EXTREMIDADES : (lifting de extremidades)

La dermolipectomia crural consiste en fraccionar la piel de los muslos y brazos en sentido superior y/o medial para conseguir mejorar el descolgamiento y el volumen de los mismos.

Es una intervención que mejora la forma y la tersura de los muslos y brazos. Está indicada en aquellas personas que, por razones personales, por pérdidas de peso importante o por lipodistrofias, presentan un descolgamiento de la zona interna de los muslos o brazos.

Generalmente se asocia una liposucción de la cara interna de los muslos y/o brazos y puede asociarse a una abdominoplastia mejorando de esta forma todo el contorno corporal.

La intervención consiste en fraccionar la piel de los muslos a través de unas incisiones que se localizan desde el pliegue inguinal hasta el pliegue glúteo. En los brazos se reseca piel de la cara interna. La longitud de las cicatrices dependerá de la cantidad de piel sobrante. En los casos que presentan un tejido muy descolgado es necesario añadir unas cicatrices verticales situadas en la zona más interna del muslo. Siempre se intenta colocarlas en las zonas menos visibles.

A través de estas incisiones se realiza la liposucción necesaria para reducir la lipodistrofia y remodelar así la forma total de los muslos y/o brazos.

Se colocará un vendaje especial tras finalizar la intervención.

Se realiza siempre en clínica. Se puede realizar mediante anestesia regional aunque generalmente preferimos anestesia general para que no sienta molestias durante la intervención.

Debe permanecer ingresado/a de uno a dos días. La intervención puede durar de 2 a 3 horas, dependiendo de la extensión del proceso.

Puede presentar algunas molestias que se resuelven con la analgesia habitual que se administra.
El vendaje se retira a los dos o tres días, sustituyéndolo por una faja especial o prenda de presoterapia que deberá utilizarse durante un mes aproximadamente.

Deberá mantener reposo durante unos días para que la cicatrización sea correcta. Podrá incorporarse a su actividad habitual a partir de los 15 días, aunque evitando ejercicios excesivos durante un mes.

Los puntos generalmente se reabsorben espontáneamente o bien se retiran entre los 7 y 15 días.

La hinchazón mejorará en pocas semanas. Se recomiendan tratamientos de drenaje linfático durante el postoperatorio para mejorar el edema inflamatorio.

Es una intervención que bien indicada tiene unos resultados objetivos y gratificantes. Consigue corregir el contorno de los muslos y/o brazos mejorando su aspecto corporal y por lo tanto elevará su autoestima. Las cicatrices van mejorando progresivamente hasta hacerse poco evidentes. El resultado definitivo se aprecia a los pocos meses de la intervención pero dependerá especialmente del tipo y calidad de la piel y de los tejidos.


<< volver