ABDOMINOPLASTIA (lipectomia abdominal)

Resección cutánea de abdomen y extremidades

La Dermolipectomía abdominal o Abdominoplastia consiste en la resección del sobrante cutáneo y graso abdominal y a restaurar la tensión normal de la pared muscular del abdomen. No es una intervención destinada a perder peso sino que está indicada en pacientes que han tenido grandes aumentos de peso y pérdida posterior, o en mujeres que han tenido varios embarazos.

Requiere siempre ingreso en clínica de dos a tres días. Se realiza bajo anestesia loco-regional o general.
La incisión se sitúa por encima de la línea de vello pubiano y generalmente llega hasta ambas caderas aunque la longitud depende de la cantidad de piel a resecar. El ombligo, generalmente, se desinserta de la piel circundante para recolocarlo a través de un orificio en la nueva piel tensada. A través de la misma incisión se aproximan los músculos abdominales restaurando la tensión de la pared abdominal. Normalmente se asocia con liposucción de toda la zona abdominal.

En el postoperatorio se recomienda llevar una faja durante un mes aproximadamente, y se evitarán los esfuerzos entre 15 y 30 días. Los puntos se retiran entre una y tres semanas y la incorporación a la actividad habitual suele ser al mes de la intervención.

Siempre se recomienda un tratamiento específico para aplicarse sobre las cicatrices.

En ocasiones puede estar indicada la MINILIPECTOMIA abdominal, que consiste en resercar sólo una pequeña franja de piel localizada en la zona suprapúbica asociándose a una liposucción previa en el mismo tiempo quirúrgico. La recuperación es mas rápida, la cicatriz más corta y no hay transposición umbilical pero sólo está indicada cuando el exceso cutáneo es mínimo.

Las cicatrices, alrededor del ombligo y en el abdomen inferior irán aclarándose y mejorando en el transcurso de seis a doce meses.


<< volver